Cuba también disfrutó el triunfo de España

No tuve la oportunidad de estar en el cine Yara, en La Habana, donde en pantalla gigante se han transmitido varios de los partidos del Mundial de fútbol de Sudáfrica; pero mi novia sí estuvo allí y me dejó esta crónica, junto con unas fotos que demuestran que muchos de los fanáticos cubanos no solo disfrutaron del triunfo ibérico sobre Alemania, sino que ellos ya tienen un favorito para la final: España.

“En el cine Yara no faltaron los seguidores de Alemania; aunque, al parecer, Cuba tenía una mayor esperanza en España. El cine estaba casi dominado por los colores rojo y amarillo. Los partidarios de España llevaron todo tipo de iniciativas: carteles, banderas, dibujos; algunos se vistieron de payasos, otros de bufón, pero todos con total confianza desde el inicio (hasta el pulpo Paul lo había “visto”), que parecía que conocían de antemano que la victoria sería suya.

Había de todo en las sillas utilizadas normalmente para presenciar películas: adolescentes, niños chiquitos de la mano de los padres y vestidos con los colores de la bandera de España.  Hasta los seguidores de Argentina iban seguros de ver perder a Alemania, con la camiseta del número 10, de Messi, o con la de Messi cuando juega con el Barcelona.

Lo alemanes estaban más callados, desde el mismo comienzo. Ya dentro del cine, se dividieron en dos grandes grupos, los que estaban a favor de España se sentaron en los asientos de arriba, mientras que los de Alemania tomaron la delantera, justo frente a la pantalla. Con un juego tan difícil para ambos equipos, en el que España le negó casi todo el tiempo a Alemania el privilegio de tocar la  pelota, el cine nunca se quedó callado, todo el tiempo se escuchaban los gritos de los hinchas: ¡España, España, España! Nunca Alemania.”

Cuando terminó el partido, los seguidores alemanes salían llorando, mientras que los de España llegaron, por unos minutos, a detener el tráfico de la calle frente al cine Yara. La marcha roja y amarilla continuó por 23 arriba, cada cual celebraba a su forma: gritaban, bailaban y saludaban a algunos carros que pasaban por la céntrica avenida habanera y llevaban encima la bandera española.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido