Barcelona vs. Real Madrid: otra vez el gran partido del año

Barcelona vs. Real Madrid es quizás el duelo que no pocos especialistas y seguidores consideran como el partido de fútbol más seguido del mundo. Lo llaman el Súper Clásico y no me parece exagerada esta denominación. Los dos clubes son españoles, pero cuentan con millones de seguidores en el universo futbolístico y los debates sobre cuál es o ha sido mejor son extensos y también en Cuba mantienen dividida a la enorme afición del más universal de los deportes. ¿Barcelona o Real Madrid? ¿Cuál es su favorito?

El primer duelo en la historia entre el club merengue, como llaman al Real Madrid, y los azulgranas de Barcelona tuvo lugar en 1902, exactamente el 13 de mayo y el triunfo fue para los catalanes por 3 a 1. Ya ha pasado más de un siglo desde aquel inolvidable comienzo de la rivalidad y en total ambos equipos se han enfrentado en 206 oportunidades de forma oficial en diferentes eventos, sobre todo en la Liga española, un fortísimo campeonato que parece centrarse alrededor de estas dos selecciones.
Los merengues encabezan ampliamente el listado de máximos triunfadores en la Liga española, con 31 títulos y 18 subcampeonatos; mientras los azulgranas poseen 19 coronas y en 22 oportunidades han finalizado en la segunda plaza. ¿Saben quién ocupa el tercer lugar, muy distanciado de Madrid y Barcelona? Pues el segundo equipo de la capital, el Atlético de Madrid, con 9 Copas.

Además de su liderazgo en España, el Real Madrid también marcha al frente en la Liga de Campeones; aunque aquí la separación de la segunda posición es más estrecha. Por ejemplo, los merengues han levantado en 9 oportunidades la “orejona”, es decir, la Copa que tiene dos enormes asas y de esta curiosa forma se origina el apodo: “orejona”. Detrás, con 7 títulos, aparece otro club muy mediático, el Milán AC italiano, para el que han jugado varios de los mejores futbolistas del orbe.

En la Liga de campeones las cosas no le han tan bien al Barca como a sus archirivales, ya que solo han logrado tres éxitos; no obstante es importante reconocer que ellos ganaron dos de esas coronas en el último lustro y que ya están clasificados para la semifinal de la edición de 2010; mientras el Madrid volvió a quedar eliminado en los cuartos de finales.

La mayor goleada en los 206 enfrentamientos entre ambos ocurrió muchísimo tiempo atrás, en la temporada de 1934-35, cuando los madridistas les marcaron nada menos que 8 goles a los azulgranas, en el viejo estadio de Chamartín.

Aunque los del Barca también tienen sus momentos de gloria y uno muy cercano ocurrió el 2 de mayo de 2009. En esa fecha los catalanes les propinaron a los merengues su mayor derrota en el Santiago Bernabeu, al golearlos por 6 a 2.

“DESERTORES”
Si algo no perdonan los fanáticos son los “tránsfugas”, es decir, aquellos jugadores que estuvieron en un club y luego decidieron pasar al otro. Los fanáticos saben cómo mostrar su descontento, aunque solo 13 hombres en la historia han estado en las dos plantillas.

Al revisar la lista podemos notar que estos “tránsfugas” han sido, en su mayoría, grandes estrellas. Entre ellos están el portugués Luis Figo, el rumano George Hagi, al que llamaron una vez, exageradamente creo, el “Maradona de los Cárpatos”, el danés Michael Laudrup, el alemán Bernd Schuster, el español Luis Enríquez y el brasileño Ronaldo Luiz Nazario de Lima.

Todos ellos recibieron rechiflas cuando regresaron a Madrid o Barcelona vestidos con un uniforme diferente; sin embargo, ninguno de estos “cordiales” recibimientos fue superior al de Luis Figo. El estelar portugués arribó a la Ciudad Condal en la campaña 1994-95 y durante cinco años logró importantes triunfos con los azulgranas, con un especial destaque para los dos títulos alcanzados en la Liga en 1998 y 1999.

Al final de 1999 el interés del Madrid por obtener a Figo fue tan grande que pagó la mayor cantidad de dinero por el traspaso de un jugador en aquella época. Figo se fue detrás de los millones y eso, lógicamente, no le pareció bien a los fanáticos azulgranas.

Cuando Figo retornó al Camp Nou, vestido de blanco, el recibimiento incluyó, además de los constantes chiflidos, la presencia en el terreno de una cabeza de puerco, que quedó situada en una esquina, muy cerca del lugar donde Figo cobraba los corners para el Real Madrid.

Otros “recibimientos” también son muy recordados. Por ejemplo, la lluvia de botellas lanzadas al terreno por los seguidores madridistas, impotentes al ver la victoria del Barcelona en el estadio Chamartín, en 1968, y que terminó en una batalla campal, en la que los jugadores azulgranas corrieron serio peligro de ser alcanzados por una de las tantas botellas que cayeron sobre el césped.

Tampoco se puede olvidar la “lluvia de huevos” que le arrojaron los fanáticos catalanes al inglés David Beckham, cuando este arribó al Camp Nou para disputar su primer Clásico. Pasiones intensas dirían algunos, malos fanáticos opinarían otros.

En la centenaria rivalidad que incluye ya 206 enfrentamientos, además de botellas y huevos lanzados contra los atletas, se recuerda el intempestivo abandono del campo de juego de los jugadores del Barca en 1912, en señal de protesta por las pésimas decisiones adoptadas por el árbitro durante una semifinal de la Copa del Rey de ese año y también la tensa experiencia vivida en 2006 cuando un joven fanático, Mohammed Choulli, burló las medidas de seguridad y logró llegar al terreno del Camp Nou. Una vez allí el muchacho corrió en dirección de la estrella brasileña Ronaldinho que por esa fecha tenía a todos extasiados con la calidad de su juego.

El carismático jugador no supo qué hacer. Detrás de Mohammed podían verse a los agentes del orden que se aproximaban al supuesto atacante y al astro sudamericano; pero, afortunadamente, Mohammed, al llegar hasta donde se encontraba Ronaldinho, se lanzó al piso y comenzó a reverenciar al futbolista, en señal de agradecimiento por los éxitos a los que había conducido al club catalán. Por supuesto, el fanático fue detenido, aunque su acción quedó como ejemplo de una época en la que Ronaldinho brillaba con los azulgranas y los lideró en la conquista de su segunda Liga de campeones, en 2006.

La rivalidad entre el Madrid y el Barca no se expresa únicamente en el desenlace de sus duelos particulares o la cantidad de títulos, también se puede observar en cómo cada club lucha para que sus jugadores ganen o al menos se acerquen a recibir la condición de “Mejor jugador del año”.

Este trofeo se instituyó en 1991 y hasta el momento el Barca supera al Madrid, ya que cinco jugadores azulgranas han obtenido el premio mientras defendían los colores catalanes. Como elemento curioso, todos son sudamericanos: cuatro brasileños y un argentino.

Romario, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho y finalmente Lionel Messi merecieron la distinción y un detalle aún más interesante es que el Madrid acumula cuatro premios, obtenidos por Zinedine Zidane, Luis Figo, Fabio Cannavaro y…Ronaldo, el único hombre que ha ganado la condición con dos equipos diferentes y qué equipos.

Tanto el Madrid como el Barcelona, con sus altas y sus bajas, se han destacado siempre por ser clubes muy ofensivos; sin embargo, en su exitosa historia solo han tenido a dos Botas de Oro, un reconocimiento que se entrega al hombre con más goles anotados al tomarse en cuenta todas las Ligas profesionales que se juegan en Europa.

El Barca y el Real Madrid empatan en este renglón, porque cada una de las selecciones tiene a uno.  Hugo Sánchez maravilló a todos con sus 38 goles con los merengues en la campaña 1989-90; mientras que Ronaldo, con el Barcelona, anotó 34 en 1997.

ALFREDO DI STÉFANO, ¿DEL BARCELONA?
Nadie discute que Alfredo di Stéfano sea uno de los más brillantes jugadores de todos los tiempos. La llamada “Saeta Rubia” lo ganó todo con el Real Madrid: cinco Copas de Europa (que es el equivalente de la actual Liga de Campeones), ocho títulos de la Liga española y en cinco oportunidades fue el “pichichi”, es decir, el máximo anotador.

Entonces, queda claro que la historia de Alfredo di Stéfano está muy ligada a la del Real Madrid; pero el hoy presidente honorario del club merengue…pudo ser futbolista del Barcelona. En 1953 di Stéfano llegó a un acuerdo que lo vinculó con los catalanes. Por tres meses defendió los colores azulgranas e intervino en tres encuentros amistosos; sin embargo, el dictador Francisco Franco, un furibundo seguidor madridista, intervino con el enorme poder que llegó a tener esta oscura figura y su influencia fue determinante para que Alfredo di Stéfano marchara al Real Madrid.

La rivalidad entre los clubes más importantes de Barcelona y Madrid es un reflejo de las grandes contradicciones que existen entre ambas ciudades, detalles que no podemos olvidar para comprender a cabalidad cuánto significa el gran Súper Clásico del fútbol mundial. ¿Cuál es su club favorito? ¿Prefiere la historia merengue o sigue más de cerca la altivez azulgrana?

Vea también la Historia del Clásico en imágenes

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido