Terminó la espera en el Bronx

Una celebración largamente esperada
Una celebración largamente esperada

Quizás muchos no recuerden las últimas escenas de aquella tan publicitada Subway Series, en 2000, cuando los Yankees vencieron a los Mets en cinco desafíos y lograron su título 26. Cuántas cosas no han pasado desde aquella fecha? Déjenme ver…Mariano Rivera, el mejor cerrador de la historia, permitió dos carreras en el noveno inning del séptimo juego de la Serie de 2001, frente a Arizona, los Marlins sorprendieron en 2003, el Boston descontó una desventaja de 0-3 y ganó su primera Serie en 86 años, los Mulos perdieron en primera ronda frente a Anaheim, Detroit y tal vez lo más doloroso…no clasificaron a la postemporada en 2008.

Todo esto parece olvidado luego que los Yankees de Nueva York vencieron a Philadelphia en el sexto desafío de la Serie Mundial y conquistaron su título 27, amplios líderes. Probablemente el director Joe Girardi considere un cambio en el número de su camisa para el 2010, en lugar del 27 podría ser el 28.

Este fue el quinto título para los 4 Grandes de NYY: Derek Jeter, Mariano Rivera, Jorge Posada y Andy Pettite. Los únicos sobrevivientes del triunfo de 1996 (alguien recuerda a John Wetteland y su último out con bases llenas en aquella Serie ? Creo que muy pocos).

Lo cierto es que en Nueva York, en su flamante estadio de más de mil millones de dólares, ante un público delirante, los Mulos mostraron que ellos son el mejor equipo de las Mayores. Indiscutiblemente. Hideki Matsui impulsó seis carreras (récord para Serie Mundial), Andy Pettite ganó su 18vo juego en postemporada y finalmente Alex Rodríguez obtuvo lo único que le faltaba en su rica—y también controvertida—carrera: un anillo.

Los Phillies…sin dudas sintieron la baja forma de su cuarto bate Ryan Howard. 13 ponches es demasiado y esta pálida actuación fue fundamental en la derrota de los campeones de la Liga Nacional. Chase Utley igualó la añeja marca de Reggie Jackson, con sus cinco vuelacercas en la Serie, el zurdo Cliff Lee demostró ser una excelente adquisición, sin embargo, el resto de los Phillies—y ni hablar de su cerrador Brad Lidge—estuvo lejos del equipo que en 2008 impresionó a todos en los playoffs.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido