El negocio del Clásico Mundial

El campeón del Clasico ganará 3,4 millones de dólares
El campeón del Clasico ganará 3,4 millones de dólares

La fuerte recesión económica también afecta al deporte y es apreciable la disminución de las ventas de entradas y de artículos, además del retiro del apoyo de importantes patrocinadores; no obstante, los organizadores del segundo Clásico Mundial de béisbol confían en que el evento sobrepase la inversión inicial y deje varios millones de dólares de ganancia.

En la primera edición del torneo, en marzo de 2006, se invirtieron cerca de 50 millones de dólares que fueron ampliamente recuperados, en buena medida por los derechos de retransmisión televisiva y a la excelente asistencia de fanáticos. Los 39 partidos del Clásico llevaron a los estadios a más de 700 mil personas, un 67,3% de la capacidad total de las instalaciones.
De acuerdo con el reglamento del Clásico—que se mantiene para la nueva versión—el 47% de las ganancias se destinaron al pago de los premios; mientras, el 53% restante se repartió entre la Major League Baseball (MLB), la Asociación de peloteros de la MLB, la Asociación Internacional de béisbol y otras organizaciones.

El campeón del Clásico, Japón, recibió el 10% de los premios y a Cuba, como segundo lugar, le correspondía el 7%; pero las “reglas” del bloqueo norteamericano impidieron que esa millonaria cifra llegara al país. Esta fue una de las principales controversias que rodeó a la participación cubana en el evento; aunque la decisión de donar el dinero a los damnificados del huracán Katrina que destruyó gran parte de la ciudad de Nueva Orleans, y el decisivo apoyo de varias Federaciones latinoamericanas, permitieron que la selección tres veces titular olímpica y en 25 ocasiones mundial pudiera jugar en el Clásico.

En la segunda edición el fondo total de premios se acercará a los 14 millones de dólares, de los cuales 3,4 serán para el triunfador del juego final en el Dodger Stadium.

La televisión vuelve a jugar un rol importante en la generación de ganancias. Esta vez a la cadena por cable ESPN se sumará un nuevo proyecto, la MLB Network, la estación televisiva oficial de las Mayores que también transmitirá varios desafíos, 16 en total.

ESPN, al igual que en 2006, adquirió los derechos en inglés y español para la radio y también los derechos digitales. La transmisión de todos los desafíos por Internet es la gran novedad del segundo Clásico y ya la cadena promociona el nuevo servicio, a un precio de 20 dólares, en su portal ESPN360.com.

A pesar de los excelentes números del primer Clásico y de las audiencias previstas ahora, que podrían acercarse a 200 millones de personas en todo el mundo, los empresarios de la MLB y de las televisoras  están preocupados por el retiro de algunos patrocinadores, especialmente de la industria automovilística norteamericana.

La otra gran fuente de dinero, las ventas de entradas, también provoca dolores de cabeza. En México, sede del grupo B donde jugará Cuba, quedaban miles de capacidades disponibles para el estadio Foro Sol; aunque los organizadores expresaron en repetidas ocasiones su confianza en que la cifra disminuiría a medida que se acercara el inicio del torneo.

En los portales en Internet las ofertas de entradas para el Clásico incluían un paquete con boletos de ida y vuelta y alojamiento. En tiempo de crisis se imponen soluciones drásticas, dicen algunos y con razón, solo que falta por ver cómo será la respuesta definitiva de los fanáticos ante los altos precios de las entradas que en México rondan entre 80 y 450 dólares.

Además de los millones en juego, el Clásico también es visto como un posible buen negocio para varios peloteros quienes no tienen un contrato con una franquicia de las Mayores. Por ejemplo, los lanzadores dominicanos Pedro Martínez y Odalis Pérez confían en causar una buena impresión y de esta manera convencer a algún equipo de la MLB para que los firmen por un nuevo cheque millonario.

“Aquí se habla béisbol” es el slogan que ha acompañado a la enorme campaña publicitaria del Clásico y posiblemente, luego de las premiaciones en el Dodger Stadium, la MLB muestre al mundo, con total admiración, que ellos han recuperado la inversión inicial y que sus ganancias prueban que el béisbol es un deporte con seguidores por todo el mundo. Aplausos, juegos de luces, fuegos artificiales. Final ¿Y el apoyo al retorno olímpico del béisbol? Este punto es muy poco probable que se aborde, quizás porque es una “inversión con demasiado riesgo”.

Publicado en Cubasí

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido