Las mujeres en el béisbol

Las mujeres reclaman un espacio en el béisbol
Las mujeres reclaman un espacio en el béisbol

Al principio ellas fueron solo espectadoras que aplaudían las mejores jugadas en los estadios o criaban a los hijos mientras el marido estaba de gira; pero como en todas las facetas de la sociedad, las mujeres se resistieron a ser dejadas a un lado y probaron que también son capaces de conectar un buen batazo y lanzar un juego perfecto. Lo han hecho tan bien que ya tienen un campeonato mundial.

Aunque muchos todavía consideran al béisbol como un juego solo para hombres, lo cierto es que el béisbol practicado por las mujeres ha ganado adeptos en los últimos años por todo el mundo y Cuba no ha sido una excepción. Desde hace varias décadas las cubanas juegan softbol y los resultados han sido muy buenos, incluso participaron en la Olimpiada de Atenas, en 2004; sin embargo, el béisbol para mujeres apenas lleva unos pocos años practicándose de forma organizada en nuestro país.
La historia de la relación directa entre el béisbol y las mujeres se inicia en la década del setenta del siglo XIX en los Estados Unidos. En aquel tiempo, una mujer norteamericana no podía votar, no podía tener propiedades a su nombre después del casamiento, pero sí podían jugar béisbol y el uniforme que usaban pesaba alrededor de 30 libras e incluían falda hasta los tobillo. Este traje, además de la falda, se completaba con una blusa con mangas largas que les cubría hasta el cuello y zapatos de tacón alto.
 
En 1890 se formaron varios equipos de béisbol en varios estados  de los Estados Unidos. Estas selecciones se denominaron  Bloomers Girls. Los equipos eran principalmente de mujeres y tenían hasta tres jugadores hombres, generalmente el receptor, el torpedero y el jardinero central.

Algunas mujeres como Jackie Mitchell fueron firmadas por las Ligas Menores, pero fueron excepciones y para 1930 no quedaba ninguna mujer practicando el béisbol junto a los hombres. 

El momento más importante en la historia del desarrollo del béisbol entre las mujeres ocurrió en la década del cuarenta del siglo XX. El mundo estaba envuelto en la II Guerra Mundial. Muchos peloteros norteamericanos se enrolaron en el Ejército de su país y el béisbol pasó a un segundo plano en los Estados Unidos. Los propietarios comenzaron a perder dinero, mucho dinero y para cambiar esta situación, idearon una nueva Liga, pero esta sería jugada por las mujeres.

En 1943 surgió oficialmente en los Estados Unidos la Liga Profesional Americana de Béisbol para Mujeres. El que inició esta liga fue Philip Wrigley, propietario de los Cachorros de  Chicago. Este audaz empresario pronto vio que había muchos talentos por descubrir en mujeres norteamericanas y en Canadá. En esta Liga jugaron también famosos jugadores como Davey Bancroft, Max Carey y Jimmie Foxx, todos como directores para así despertar un mayor interés entre los amantes al béisbol.
Los estadios se llenaban para presenciar los partidos entre las ocho selecciones de la Liga y aunque muchos fanáticos asistían solo por el placer de contemplar los atributos de las chicas, la calidad que ellas demostraron sobre el terreno permitió que la Liga se mantuviera, incluso después de finalizada la confrontación bélica.

La liga fue todo un éxito mientras duró la II Guerra Mundial, pero el interés de los empresarios disminuyó después del regreso de las tropas. La Liga profesional femenina perdió el apoyo de los dueños de los equipos y en 1954 tuvo que cerrar sus puertas de forma definitiva. Los millonarios utilizaron a las mujeres en un momento de crisis y después que lograron salir de él, las echaron a un lado.

En junio de 1952,  Eleanor Engle firmó un contrato para las Ligas Menores con el AA Harrrisburg Senators, pero la posibilidad de jugar junto con los hombres tampoco duraría mucho. George Trautman, jefe de las Ligas Menores prohibió el contrato de Eleanir dos días después y declaró que “tales travestis no serían toleradas.”  El 23 de junio de 1952, el béisbol organizado formalmente prohibió a las mujeres jugar en las Ligas Menores y esta es una prohibición que continúa hasta nuestros días.

A las mujeres se les prohibió jugar al béisbol en los equipos de hombres; sin embargo, cada vez son más las que deciden impartir justicia, como árbitros, en los partidos de béisbol.  La primera mujer que actuó como árbitro en el béisbol de Grandes Ligas fue Bernice Gera. Este acontencimiento ocurrió en un juego celebrado en la temporada de 1972. Tres años después del debut de Gera, el 20 de junio de 1975, Christine Wren se convirtió en la primera fémina que impartió justicia dentro de un desafío de pelota de las Ligas Mayores como árbitro principal.

En Cuba hubo que esperar mucho más tiempo y solo en 2007 hubo una mujer que trabajó como árbitro en el máximo nivel de nuestro pasatiempo tiempo, la Serie Nacional.

Un capítulo olvidado, o al menos relegado, en la historia del béisbol cubano resulta la presencia en él de las mujeres. En febrero de 1926 un equipo norteamericano, compuesto por 8 mujeres y 3 hombres, el Western Bloomer Girls, visitó La Habana para efectuar dos partidos contra selecciones cubanas de hombres. Los desafíos, celebrados en el Almendares Park,  terminaron con un triunfo por bando.

Durante el verano de 1947 La Habana recibió dos importantes visitas: la de los Brooklyn Dodgers, con Jackie Robinson en sus filas, y la de más de 150 peloteras, pertenecientes a los ocho clubes de la Liga femenina creada en los Estados Unidos. La Liga necesitaba encontrar seguidores en otras partes del mundo porque el interés de la afición norteamericana había decaído después del regreso de las estrellas de las Grandes Ligas y Cuba era un lugar perfecto para ensanchar el alcance de la Liga femenina.

Los fanáticos al béisbol en La Habana tuvieron la oportunidad de presenciar cuatro partidos de exhibición de las mujeres y esta visita fue tan importante que gracias a ella se logró la creación de la Liga Femenina Latinoamericana de Béisbol. 

Un año después del encuentro habanero, varias jugadoras cubanas recibieron una invitación a los campos de entrenamiento de la Liga y cuatro de ellas lograron firmar contratos con diversos equipos. Ellas fueron: Mirta Marrero y Migdalia Pérez, con el Chicago y Gloria Ruiz junto a  Luisa Gallegos. En 1949 se sumaron dos más: Isora del Castillo e Isabel Álvarez. Sin embargo, la jugadora cubana más importante en aquel momento y de la que todos ponderaban sus habilidades defensivas,  Eulalia “Viyaya” González, nunca quiso participar en los torneos norteamericanos.

Actualmente en Cuba ya existe una estructura organizativa dentro de la Federación, con una comisionada incluida y se han celebrado varias ediciones del campeonato nacional.

El béisbol y el softbol fueron excluidos de la lista de los deportes olímpicos. Ambas federaciones han hecho grandes esfuerzos por regresar a las citas estivales. La Asociación Internacional de Federaciones de béisbol confía en que la práctica de esta disciplina entre las mujeres contribuya a la divulgación del deporte.  

Aunque muchos todavía no se acostumbran a la idea de que la mujer practique al béisbol y la prefieren en el softbol, lo cierto es que ellas ya han ganado un espacio.

Publicado en Habana Radio

Vea también este artículo publicado por la agencia IPS:
CUBA: Desafío femenino en campo machista

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

8 comentarios sobre “Las mujeres en el béisbol

  • el 23 julio, 2009 a las 8:29 pm
    Permalink

    Migue!!!!: No sabía que tenías un link a mi blog, Gracias!!!! Bueno, tampoco sabía que tenías un blog, Leí bastante. Oye, pero arréglame el nombre, compadre en VerbiClara, jaja, fíjate bien. Un besote de Amparo Ballester

  • el 2 octubre, 2009 a las 1:10 am
    Permalink

    Por aqui dicen que Viyaya fue la primera jugadora contratada por los Americanos. en el ano 1947 no se si es cierto. Me gustaria saber, para afirmar las conversaciones. Gracias Isabel

  • el 2 octubre, 2009 a las 1:26 am
    Permalink

    su articulo muy bien escrito

  • el 2 agosto, 2010 a las 5:39 pm
    Permalink

    como hago un calendario para que juegen 9 eqiupos en dos campos. para que juegen todos los eqiupos. en cada campo deben realizarse 4 juegos

  • el 20 agosto, 2010 a las 4:39 am
    Permalink

    Guarichas.
    Amor Con Amor se Paga.

    Cual Titulo Concedo a este Escrito
    Orgullo. Corazón, Venezuela, Pasión.
    Ocurrió en un campo de Pelota
    La demostración de cuando un pueblo. Quiere y Puede !!!!

    La Belleza Venezolana se exalto
    Como siempre, Exclamo “AQUÍ ESTAMOS”
    Somos y Seremos TODO CORAZON
    Cuan HERMOSA ES LA MUJER VENEZOLANA.

    Mas Puede Quien Quiere, Que Quien Puede.
    La mujer Venezolana es todo Corazón.
    Ama, Sufre y Juega con Pasión
    Y Gana. Y siempre Ganara.

    Quedo demostrado
    Que no hay Límites en el querer.
    Cuando un Pueblo a poya a su equipo
    Siempre habrá una Victoria.

    Demostración palpable
    Cuando el apoyo de los venezolanos a su gentilicio
    Nos hace acometer grandes victorias.
    Continuemos conceptuando en nosotros
    Él porque somos lo mejor de lo mejor.

    Habrá Los detractores que llamen
    A esto Suerte, Compra, Publicidad,
    Individuos sin Patria, sin identidad
    Déjemelos Vivir, su infeliz Inexistencia.

    Laureles de gloria mis GUARICHAS,
    Felicitaciones a ese Bravo Pueblo de Aragua.
    Quien las apoyo y Gano.
    Todos los Venezolanos Las Amamos.

    Estarán presentes en el corazón
    De Cada uno de Nosotros
    Ya que Ustedes. Somos Nosotros
    Y Nosotros Somos Ustedes.
    Carlos Lugo
    Agosto 2010.

  • el 1 noviembre, 2014 a las 11:23 pm
    Permalink

    Viyaya es tia de de mis dos hijos ya que viyaya era hermana del padre de mis hijos la quise mucho una buena profesional y una buena persona tengo muy buenos recuerdos de ella y de Ada quien fuera su pareja por muchos años.

  • el 31 agosto, 2015 a las 4:35 pm
    Permalink

    Hola Marina… soy periodista de la revista Bohemia. Me gustaría escribir sobre Viyaya. Por favor escríbame. anaray@enet.cu

Comentarios cerrados.