Una blogosfera deportiva cubana, pequeños pasos para un gran fin

Los principales sitios especializados en deporte le conceden un lugar preponderante a los blogs de sus periodistas. Una rápida visita a estos sitios permite apreciar que crece la variedad y el número de lecturas y comentarios a los post. Los usuarios encuentran en los blogs una forma quizás más atractiva de interactuar con el contenido propuesto por el periodista. Los días de un correo electrónico, enviado a una determinada dirección electrónica, parecen haber quedado atrás.
Los marinos llevaban registros de sus viajes y de sus vidas en pequeños diarios llamados bitácoras. Muchos pasaron a la historia como importantes documentos. Por ejemplo, el de Cristóbal Colón permitió conocer interioridades sobre su encuentro con las culturas americanas. Marco Polo se hizo famoso por las descripciones de los países asiáticos, cuidadosamente anotados en su diario.

Ahora vivimos tiempos donde las bitácoras, diarios personales o blogs—los teóricos difieren a la hora de nombrarlos— también juegan un rol cada vez más importante en una sociedad que busca interconectarse y donde el concepto de web 2.0 comienza a ser más familiar entre los profesionales del sector. Dentro de este gran fenómeno, los blogs ocupan un lugar central y el deporte ha sabido aprovecharse de las ventajas que ofrece la nueva forma de concebir la comunicación.

La vitalidad de los blogs no deja lugar a dudas: a comienzos de 2000 existían menos de 30.000; a finales de 2005 sobrepasaron los 53 millones y ya en diciembre de 2007 el buscador de blogs Technorati recogía más de 112 millones.

Encontrar definiciones exactas para los blogs no solo es complicado, sino que la búsqueda también corre el riesgo de quedar obsoleta ante la vertiginosidad con que se producen los cambios en el planeta Internet. Según el profesor español José Luis Orihuela, los blogs son un sistema de publicación en línea articulado cronológicamente en el que se recogen, a modo de diario, enlaces, noticias y opiniones de autoría mayoritariamente individual con un estilo informal y subjetivo e inicialmente sin fines de lucro (Orihuela en Díaz, 2008).

En ellos se comparten elementos comunes, como una lista de enlaces a otros blogs y constan de un archivo de entradas anteriores con enlaces permanentes para que se pueda citar una anotación. Además, poseen una función que permite añadir comentarios. No es necesario poseer elevados conocimientos técnicos para crearlos.

La mayoría de los blogs suelen ser sitios informales. Páginas personales con textos, fotografías y enlaces. Casi todos funcionan como diarios íntimos abiertos a la comunidad internauta y, en la mayor parte de ellos, los usuarios pueden participar o contrastar opiniones. Lo normal es que una sola persona —el creador— los mantenga, por eso los hay de todo tipo y tendencia.

Un blog permite con facilidad la colocación en la red de una amplia variedad de contenidos. Así, pueden aparecer en línea ensayos, documentos en cualquier formato (Word, PDF, etc), gráficos y multimedia. Cada artículo o post aparece con la fecha en que fue colocado online para que los internautas puedan seguir la ruta de pensamiento del autor.

Los blogs combinan distintos recursos de Internet: sirven como buscador, en cuanto recomiendan vínculos, se asemejan al correo electrónico por el estilo informal en el que están escrito, se relacionan con foros de opinión, ya que los lectores hacen comentarios y las páginas responden esencialmente a la interactividad. La mayor parte de los blogs son primariamente textuales, aunque algunos se centran en las fotografías (photoblog), los vídeos (vlog) o el audio (podcasting).

El término weblog fue acuñado por Jorn Barger el 17 de diciembre de 1997, y su forma más corta “blog” derivó del we-blog de Peter Merholz quien lo hizo como una broma en una parte de su weblog en abril de 1999. El término “blog” rápidamente fue adoptado como sustantivo y verbo—acción de bloguear.
En el año 2005 la Real Academia Española de la Lengua introdujo el vocablo “blog”en el Diccionario Panhispánico de Dudas con el objeto de someterlo a análisis para su aceptación como acepción y su posterior inclusión en el Diccionario.

La relación entre los blogs y el deporte resulta muy interesante y se puede analizar desde diversas aristas. Los deportistas han encontrado en esta herramienta una nueva forma de interactuar con los fanáticos e incluso con la prensa. El tenista Rafael Nadal ha tenido mucho éxito con su blog replicado en el diario español El Mundo. Las vivencias de Rafa en las últimas versiones del Roland Garros, contadas día a día, han alcanzado elevados índices de lectura; mientras el número de atletas que utilizan sus blogs para dar a conocer comunicados oficiales o para intercambiar opiniones con sus seguidores aumenta notablemente. Es una manera barata—aunque ellos sí reciben ganancias por la publicidad que aparece en sus blogs— y cómoda de alcanzar audiencias significativas.

Entonces, si resulta tan sencillo publicar un blog y requiere de tan pocos conocimientos técnicos—o al menos eso pregonan las grandes compañías que ofrecen el alojamiento de forma gratuita en sus servidores—, si se ha demostrado que las visitas a los blogs aumentan, si se logra un mayor intercambio con los usuarios, si los buscadores encuentran las palabras claves—los famosos tags—, las bases de datos se actualizan con los pings y nuestros artículos pueden lograr un mejor posicionamiento ¿qué no ha funcionado en la prensa cubana y la deportiva en particular?

La respuesta a esta pregunta sin dudas es muy complicada. Nadie duda que los serios problemas tecnológicos influyen en las distintas maneras en que nos aproximamos a la red, pero no es objetivo de la ponencia analizar esto; preferimos centrarnos en los elementos más relacionados con el discurso periodístico propuesto en los post y la utilización de los recursos hipertextuales, multimediales e interactivos que ofrecen los blogs

¿Qué pasa con los blogs en Cuba?
Uno de los problemas con los blogs en nuestro país es su lento flujo de actualizaciones diarias; además, persiste el bajo el nivel de aprovechamiento de los recursos hipertextuales, interactivos e hipermediales.
Seguimos atados a la rutina de reproducir en nuestra blog, únicamente, el artículo publicado en el medio sin interiorizar una regla básica de ese periodismo “para y con Internet”: el usuario que visita el blog no espera lo mismo que el lector, el radioescucha o televidente de los medios tradicionales. Tal vez no sea un error utilizar nuestra blog personal para republicar esos artículos, porque podemos hacerlo y agregarle otros enlaces o incluso elementos multimediales que realcen el trabajo, el problema sería quedarnos solo en esa republicación y no agregar otros trabajos.

La deficiente organización de la información en nuestros blogs impide que logremos una mayor visibilidad. El pobre trabajo con los tags—a veces por desconocimiento, otras por descuido—, una débil selección de categorías—incluso la inexistencia de estas— y la no autorización del envío de los pings a las bases de datos, también contribuyen a los bajos índices de lectura que presentan muchos blogs.

Todavía es poco habitual en los blogs de periodistas cubanos la presencia de enlaces o recursos de información que sirvan como complemento al post. Ante esta realidad, que a veces puede ser desalentadora, resulta imprescindible promover entre los periodistas y los estudiantes en las diversas facultades que ahora existen en el país, la necesidad de utilizar con sentido las nuevas herramientas. No hacemos nada si en las redacciones se instalan nuevos y modernos equipos, si se nos ofrece el servicio de conectividad remota en nuestros hogares y luego desaprovechamos el espacio socializador que nos brindan los blogs.

UNA BLOGOSFERA DEPORTIVA CUBANA
Desde el punto de vista técnico, la blogosfera es un espacio abierto, sin un diseño técnico predeterminado, con una arquitectura dinámica, que se encuentra en un proceso de construcción permanente. Los nuevos hiperenlaces y referencias que forman la arquitectura se añaden a los existentes, cambiando paulatinamente la estructura del espacio de los blogs (Estalella, 2005 en Díaz, 2008).

Lamentablemente no abundan en nuestro país los blogs dedicados al deporte, al menos los que se actualizan con frecuencia, por lo que resultaría osado hablar de la existencia de una blogosfera cubana deportiva; aunque hacia allí deberíamos avanzar.  Un primer paso sería lograr que un mayor número de profesionales se sumaran al esfuerzo de los que tratamos, desde nuestros blogs y con puntos de vistas diversos, reflejar el acontecer del deporte en Cuba.

Luego, un paso imprescindible sería asegurar que todos estuviéramos enlazados y que se estableciera un verdadero proceso interactivo que ampliara la visibilidad de los contenidos. Después deberíamos asociarnos con otras blogosferas dedicadas al deporte.

Las posibilidades para desarrollar blogs funcionales sobre el deporte en Cuba y que tengan un verdadero impacto en los usuarios son ilimitadas. El verdadero éxito dependerá de cuánto empeño pongamos en su elaboración y de nuestra capacidad de superarnos cada día.

Bibliografía:
Bastón Chils, Carlos: Decálogo para hacer una weblog de excelencia. En revista digital La Tecla.
Díaz, Elaine (2008): Prácticas comunicativas en Internet. Tesis de Licenciatura en Periodismo. Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana
Orihuela Colliva, José Luis: Internet: los caminos del futuro, en Revista Poética Almacén. En  url: http://librodenotas.com/almacen/Archivos/003805.html Consultada el 10/9/07
Recio Silva, Milena: Blogs Cuba: Identidad atrincherada. En url: http://enlaces.wordpress.com/2006/05/14/blogs-cuba-identidad-atrincherada
tercera-parte. Consultada el 11/9/07
Rodríguez Calzadilla, Nora: Blogosfera cubana; recién nacido fenómeno que se abre pasos en la Red digital. En url: http://www.radiocubana.cu/documentales_radio/blogosfera_cubana_recien_nacido_fenomeno_que_se_abre_pasos_en_la_red_digital.asp. Consultada el 10/9/07

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido

6 comentarios sobre “Una blogosfera deportiva cubana, pequeños pasos para un gran fin

  • el 17 diciembre, 2008 a las 11:54 pm
    Permalink

    Creo como tu que al periodismo deportivo le hace mucha falta el uso de los blogs. No creo que el periodismo deportivo ande muy bien en la televisión o en la prensa plana no así en la radio donde lo disfruto más y veo que posee mayor calidad. Creo que la posibilidad de que aparezca una blogosfera deportiva Cuba puede incentivar al desarrollo de un mejor periodismo deportivo.

    A mi, como casi todo cubano, me encanta el deporte. E incluso me animo a escribir de el. En BloggersCuba he escrito algo. Eso si yo no soy periodista y por tanto trato de hacerlo lo mejor que puedo sin dominar los gajes de la profesión.

    Saludos y felicidades por el blog.

  • el 19 diciembre, 2008 a las 3:07 pm
    Permalink

    Es una contradicción. Los cubanos somos, tal vez, de los más preparados para asumir el estilo conversacional e informal de los blogs, por nuestro carácter afable (en general, también hay cubanos lacónicos). A esto se suma que somos un pueblos apasionado por los deportes.
    Falla entonces la concepción del periodismo, más bien su organización demasiado estática. Nada más ajeno a los blogs y, en especial, a los dedicados a los deportes.
    Migue, creo que tu blog es una buena avanzada de esa futura blogosfera deportiva.

  • Pingback: Global Voices Online » Cuba: A Look at Sports Blogs

  • el 9 febrero, 2009 a las 2:09 am
    Permalink

    ¿Usted es descendiente de Miguel Masjuan?, no el actualmente periodista, me refiero a su progenitor. Señor que dedico toda su vida a la práctica deportiva y formación de profesores, fue una magnifica persona y se mantuvo hasta sus últimos días trabajando en el Fajardo (Soy graduado de ese centro). Lo recuerdo, calzando sus zapatillas blancas y por su caminar tratando de mostrar la vitalidad física que tuvo cuando su juventud. Es una las tima que de este señor poco se haya publicado.

    • el 9 febrero, 2009 a las 6:51 pm
      Permalink

      Un saludo y gracias por entrar en mi blog y escribirme. Le cuento que no soy familiar del Miguel Masjuán que usted me comenta; tampoco del periodista Miguel Ángel Masjuán, aunque como se podrá imaginar, muchos me asocian con él, sobre todo porque no es un apellido común en Cuba. Una de las ideas del blog, además de reflejar la actualidad deportiva cubana, también es intentar “rescatar” a distintas personalidades del deporte que, por diversas razones, no se mencionan. Por eso hay posts sobre Víctor Muñoz, Pablo de la Torriente y Bobby Salamanca. Le reitero las gracias.

  • el 15 octubre, 2011 a las 2:04 am
    Permalink

    Es de agradecer este post es de los unicos que he encontrado en los buscadores que creo que es informativo

Comentarios cerrados.