Dos súper torneos probarán a Leinier Domínguez

Leinier Dominguez enfrentará el mayor reto de su carrera
Leinier Domínguez enfrentará el mayor reto de su carrera

El Gran Maestro cubano Leinier Domínguez, actual campeón mundial de ajedrez rápido y número uno de Latinoamérica por su ELO de 2719 puntos tendrá un primer trimestre de 2009 muy ocupado porque ya aceptó participar en dos de los torneos más fuertes del mundo: el Corus Wijk ann Zee y el Linares.
Con anterioridad Leinier había participado una vez en el segundo grupo del Corus, en 2004, ganado por Lázaro Bruzón. La invitación de los organizadores holandeses al cubano demuestra que Domínguez es considerado una estrella y para reafirmar esta condición, hace poco se supo que los organizadores del súper torneo de Linares también le ofrecieron a Leinier un puesto entre los ocho jugadores que disputarán, desde mediados de febrero de 2009, una nueva versión del evento, catalogado por muchos como el de mayor fuerza en el  mundo.
Varias razones han influido en estas dos invitaciones. En primer lugar, el nivel de juego de Leinier ha aumentado notablemente en los últimos seis meses y esto se puede apreciar no solo en el crecimiento de su coeficiente ELO. El título de campeón mundial de blitz hizo que su nombre saltara a las primeras páginas de los medios especializados, un elemento siempre muy bien visto por los organizadores y también por los patrocinadores.

No obstante, intervenir en dos competencias muy exigentes en tan corto espacio de tiempo, aproximadamente un mes y medio, representará un gran reto para Leinier, el más grande hasta el momento en su ascendente carrera deportiva. En Corus serán quince partidas, contra quince contrincantes diferentes. En menos de dos semanas, Leinier se trasladaría hasta Linares, en España, y allí enfrentaría a siete rivales, a doble vuelta.

No será el único que tendrá que realizar un gran esfuerzo físico y mental porque de seguro se repetirán varios nombres en los dos eventos, solo que Leinier no está acostumbrado a jugar de forma tan seguida, aunque en 2008 ha estado mucho más activo y esto pudiera beneficiarlo para la próxima temporada.

En la nómina del Corus, Leinier es el jugador número trece por el ELO; mientras en Linares será el séptimo u octavo y aunque el coeficiente no define, sí es una muestra de por dónde anda la calidad del ajedrecista. Por tanto, jugar treinta partidas contra la elite no es nada fácil y constituye un enorme riesgo; pero, sin dudas, es un riesgo que vale la pena correr.

Miguel

Periodista, profesor univeristario. Bloguero empedernido